135 millones de vistas, y un solo contenido: la vida

Identificar la cotidianidad de los usuarios de las marcas, tal vez nunca estuvo tan claro para desarrollar contenidos. Esto lo demuestran los spots más vistos en Estados Unidos desde que inició la crisis: una lección que los mensajes corporativos deben tomar a la hora de comunicar a sus colaboradores; ¿qué viven hoy, qué viene, están cómodos o incómodos, tienen esperanza o sus días son solo parte de una rutina que se sienten obligados a seguir?

Las culturas corporativas suelen identificarse desde los valores de las personas, los equipos, y su relación con el entorno; nunca antes había tantas posibilidades para poder conectarse con esas audiencias desde narrativas que tomen significado desde la empatía.
Y es que al lograr ese nivel de conexión, se llega a la interacción tan anhelada en las comunicaciones internas, donde el enunciado sin respuesta suele primar.

El mensaje positivo se transforma desde aquello que da sentido a la marca, todo con el fin de verse coherentes y no oportunistas ante una situación global. Entender el cambio sin desconocer las rutinas laborales a las que se ven enfrentados los colaboradores, permiten crear un ecosistema de contenidos durante la contingencia, que sea afín con lo que realmente se vive desde las directrices de una organización: una cosa es lo que se sueña que debe ser el teletrabajo y otra muy distinta lo que pueden estar viviendo los equipos. 

Es la oportunidad de acercar a líderes desde una conversación más humana, que permitirá comunicar la estrategia desde el sentir de las personas y su capacidad de adaptarse a unos cambios que los hacen valiosos en los equipos. De ahí que desde Comunicaciones y Talento Humano, se deban hacer convocatorias a participar de los contenidos, con un tono menos formal y más explicativo y cercano, que evidencie la necesidad de contar con ellos como registradores de momentos que pueden mostrar una realidad compartida, en un espacio que ya es ajeno a las dinámicas de oficina.

En el spot de Nike, con su campaña Play for the world, que ocupó el primer puesto en los más vistos en Estados Unidos durante el mes de abril, con más de 25 millones de vistas, se muestra una conjunción de imágenes entre atletas de alto rendimiento y personas comunes; ¿qué tal si este mismo juego se hace entre voces líderes de la compañía y equipos de colaboradores? El valor a resaltar corre por cuenta de la propuesta que desde Comunicaciones se haga, pero la sensación será de aún ser parte de algo que mueve a todo un grupo de personas que quieren lograr objetivos comunes.

Insistimos en la afirmación de Martín Caparrós cuando dice que el mundo ya es plano, y nosotros completamos la frase al asegurar que lo que le hace tridimensional hoy son las emociones que nos unen ante una experiencia compartida. 

Y no se trata de pensar en circunstancias existenciales, a veces cuando se mira desde un primer plano, cuando se observa de verdad la experiencia misma, se logran captar escenarios tan sencillos que pueden identificarse con la cotidianidad de la marca, para relacionarlo con el contexto actual; ese fue tal vez el éxito del spot de Colgate, que ocupó el tercer lugar en el conteo con más de 19 millones de vistas: fue a lo básico de la sonrisa y le dio todo el significado desde la construcción de la narrativa de un video bastante sencillo que se complementó con el mensaje de cuidarse.

Decir que son tiempos de cambios ya es redundante, abundan este tipo de reflexiones, pero como todo lo que se comunica, toma valor en la medida que se haga evidente esta intención a partir de la experiencia que comienzan a tener los usuarios con el mensaje, el gran reto de las comunicaciones para este periodo que se avecina. 

Síganos 🙂
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *