12 cosas que cambiarán después del coronavirus

Desempleo: los trajes formales pasarán a ser sudaderas. Los despertadores a ser notificaciones de una nueva oferta laboral. Las reuniones de trabajo, a conversaciones en la sala de la casa con sus familiares. Las tasas de desempleo aumentarán cada día, lo que provocará una mayor competencia por conseguir trabajo. ¿Usted ya sabe cuál es su ventaja competitiva?

Teletrabajo: las reuniones vía online y los espacios de la casa convertidos en oficina pasarán a ser parte de la cotidianidad. Nuevas rutinas llenarán los planeadores de cada persona porque el teletrabajo ya no será extemporáneo, sino parte de la humanidad.

Sectores aporreados: desde pequeños crecimos con los sonidos de los aviones como parte del paisaje de nuestra cotidianidad. En la mañana, en la tarde, en la noche, en cualquier momento y espacio. Pero ahora son más escasos, y así como el sector de la aviación ha sido uno de los más aporreados, muchas otras industrias tendrán que redireccionar sus negocios.

Digitalización: hace 200 años era imposible pensar en otro medio de comunicación diferente a las cartas. Hace 100 años las cartas no sabían que iban a ser reemplazadas por el teléfono. Hace 50 años, el teléfono no sabía que iba a ser cambiado por el celular y hace 20 años el celular no se imaginaba que iba a ser sustituido por el smartphone. Así como hace unos meses no teníamos idea de que el smartphone y la migración a canales digitales ya no iban a ser importantes, sino cruciales para la supervivencia de toda empresa.

Networking: “Es mejor tener amigos que enemigos”, decían las mamás. Esta frase hoy toma más relevancia que nunca. Tejer relaciones a través de canales digitales permitirá que su red de contactos migre hacia un ámbito más allá de lo presencial.

Prevención sanitaria: hace unos meses nadie peleaba en un supermercado por conseguir el último tapabocas o por no quedarse sin un desinfectante. Hoy, son elementos de nuestra realidad, y, más aún, de nuestra cotidianidad y vida laboral. Las prevenciones sanitarias se extremarán más en el ámbito empresarial y lo que ahora puede parecer extraño será el nuevo “buenos días” de cada empresa: rutinario.

Proyectos paralelos: frases como: “Estoy muy ocupado”, “no tengo tiempo”, “me toca dividirme”, “soy multitasking”, ya no sonarán a excusa, sino que se convertirán en la realidad de muchos. Tener varios empleos no será un plan B, sino un plan A, pues muchas personas tendrán que hacerlo como consecuencia de una disminución en el trabajo y los bajos salarios.

Capacidades blandas: desde la infancia la familia y profesores más queridos nos decían: “Si quieres ser alguien en la vida, tienes que estudiar y prepararte”, así que crecimos creyendo que entre más cursos, diplomados o especializaciones se hicieran, mayores serían las posibilidades de conseguir un buen empleo. Pero, cada vez se regresa más a lo simple. Características como la creatividad, adaptabilidad, colaboración y pensamiento crítico serán las que jueguen el papel de ventajas competitivas.

Canales de búsqueda de empleo: plataformas como computrabajo.com.co, elempleo.com o LinkedIn serán los nuevos mejores amigos de las personas para buscar empleo. El enviar las hojas de vida por correo o ir personalmente hasta la empresa serán acciones cada vez menos reconocidas.

Formación: los cambios son como un dominó, parece que derrumbaran toda la estabilidad construida y que fueran una cadena sin fin, pero tarde o temprano la adaptabilidad entra en acción y lo que parecía un error se convierte en una oportunidad para encontrar nuevos caminos. Igualmente, pasará con la formación, las personas tendrán que adaptarse a nuevas circunstancias y conocimientos que los llevarán a diferentes lugares y retos.

Marca personal: siempre deja una huella en cada persona. Una frase complicada, pero poderosa. Ya no basta con ser amable en el puesto de trabajo o tener una amplia red de contactos. Ahora, toma más relevancia la imagen que refleje tanto en el mundo offline como online. La marca personal no se desarrolla sola, se gestiona día a día y su futuro dependerá de ella.

Empleabilidad: mirar ofertas laborales, enviar la hoja de vida, realizar los filtros y esperar una llamada pueden ser procesos agobiantes. Sin embargo, el que ese puesto de trabajo sea suyo dependerá de qué tanta empleabilidad genera usted, es decir, ¿tiene las capacidades de resultar atractivo para ser absorbido por el mercado laboral?

#TenemosQueHablar también de:
Publicidad corporativa, ser oportuno no oportunista
¿Y ahora cómo gestiono mi clima laboral en al contingencia?
¿Mis territorios de marca cambiaron?
Nuevos perfiles de usuarios
Así cambiarán las dinámicas de los restaurantes después del covid
¿Eso de rteinventarse con qué se come?
10 consejos para abordar la salud mental en la presencialidad
7 tips para los líderes en tiempos de contingencia
Lo que sigue para las marcas gastronómicas
El auge del comercio electrónico en esta contingencia
El lenguaje no verbal durante una videollamada
Podcast: Los contenidos ya son otro cuento
Contenido recomendado: Postales del coronavirus, de The New York Times

Síganos 🙂
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *