Fiesta en tiempos de cuarentena

En estos tiempos de distanciamiento social surgen necesidades que antes pensábamos intrascendentes, por un ritmo de vida al cual la mayoría ya estábamos acostumbrados. Muchas de estas, al día de hoy, justo cuando nos encontramos en un estado de emergencia, salen a la luz. 

Hemos visto cómo evolucionan las diferentes herramientas que nos da la tecnología y que han estado al alcance de todos en los últimos años, pasando de ser simples medios de entretenimiento a transformadores de las dinámicas sociales.

Casos como la plataforma Zoom, que tiene un crecimiento exponencial en su número de usuarios diarios (tal parece que, por estos días, los crecimientos exponenciales están de moda) son bastante llamativos. De 10 millones de usuarios por día pasó a tener cerca de 200 millones tras finalizar marzo de 2020. 

También podríamos hablar de VRChat, una de las plataformas más interesante con respecto a lo que la interacción entre personas se refiere. Para algunos, la heredera del legado de Second Life, una comunidad virtual que nos permite interactuar de forma más directa al utilizar tecnología de realidad virtual, donde podremos escoger nuestro avatar (personaje con el cual la gente nos reconocerá en dicho mundo) e ir a diferentes escenarios a socializar: pubs, discotecas o simplemente nuestro espacio virtual propio, el cual podremos modificar según los gustos particulares. El precio de estos equipos es tal vez su único inconveniente, su valor es de 300 dólares en adelante. 

Para los que no tienen los medios para comprarlos e ir a dichos espacios virtuales, Twitch se ha convertido en un punto de encuentro en el cual diferentes discotecas han acudido para mantener su marca viva. La dinámica es muy simple, pero innovadora, porque ofrece total libertad. Consiste en un streaming donde los dj tocan mientras la gente socializa, ya sea en el chat o en otras plataformas. Esto pasa al tiempo que la música suena de fondo para todos los integrantes de la videollamada por igual, lo que hace que el sentimiento de estar compartiendo el mismo ambiente sea más ameno e inclusivo: creando una simbiosis perfecta entre la discoteca y su usuario, incluso porque muchos de estos negocios ofrecen llevar al público sus bebidas tradicionales hasta su puerta. 

Los tiempos que nos acompañan no son fáciles y surgen necesidades que antes no contemplábamos, lo que genera una aceleración en la digitalización y en nuestra forma de vivir. Esto nos lleva a socializar desde las herramientas tecnológicas para poder resolver tantas necesidades de hoy. Este tipo de tecnologías están al alcance de muchos, ya sea una marca que quiere mantenerse viva en el imaginario de las personas o simplemente un individuo que solo busca olvidarse de la monotonía y vivir su cotidianidad de manera diferente. La idea es adaptarse porque, aunque no queramos, el cambio está aquí.  

Síganos 🙂
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *