El marketing ecológico, cómo integrarlo a la estrategia de contenidos

Los incendios en Australia, los congresos sobre el clima y la presión a las grandes potencias sobre medidas ambientales; personajes como Greta Thunberg, quien parece recibir la batuta de actores como Di Caprio, y las presiones políticas son fenómenos que no pueden desconocerse como evidencia de una tendencia a la que no pueden ser ajenas las marcas. ¿En qué puedo ayudar? ¿Cómo aporto a la causa? Son preguntas válidas a la hora de plantear el plan de marketing de contenidos del 2020.

La postura frente a este tema puede ser clave a la hora de comunicarse con sus audiencias en los medios: la documentación de procesos, el registro de decisiones sobre temas como líneas de producción, selección de proveedores, actividades corporativas, políticas internas sobre insumos y acciones encaminadas a tener el menor impacto posible; puede ser una sección completa de sus planes de contenido que genere conexión y reconocimiento en las plataformas y medios sociales.

Los nuevos usuarios – consumidores tienen el tema ecológico como parte de los atributos de reconocimiento de las marcas; llevándolos incluso a ser influenciadores orgánicos de las mismas, en la medida que el discurso en torno a este tema se desarrolle de forma directa, clara y atractiva desde sus contenidos. Las reflexiones alrededor de lo ambiental aumenta las interacciones, especialmente cuando se pide a los públicos participar de ideas y opinar sobre decisiones al respecto. 

El marketing ecológico alude a reconocer personajes, áreas de la organización, líderes, proyectos y usuarios a una cadena de información que poco a poco construye un ecosistema de contenidos que responde a este tema desde la naturaleza de cada red social y plataforma. 

Cómo enfocar las redes y otros medios

Las historias de Instagram juegan como parte de la propuesta de interacciones y desarrollo de copies de alto impacto que inciten a compartir mensajes para evidenciar la cotidianidad de la marca de la mano de la responsabilidad ambiental. El feed de esta red social también puede aludir al tema, no solo desde el mensaje sino desde el diseño del mismo para destacarse de otras dinámicas que pueda tener la empresa en esta plataforma. 

Facebook con curaduría de contenidos que sean noticia y ejemplo de buenas prácticas y que se puedan relacionar con la marca y su ámbito de acción: es válido recordar que esta red cada vez toma más el papel de enrutador de contenidos a páginas web y otras plataformas diferentes a Instagram.

Twitter desde el desarrollo de hilos editoriales que puedan compartir información “en caliente” sobre posturas de la marca frente a temas de actualidad o tendencias; y creación de campañas hashtag que lleven a las audiencias a compartir posturas y contenidos relacionados. 

La página web como núcleo de los contenidos, donde se pueda dar más largo aliento a los enunciados sobre el tema y que se ha desarrollado en redes sociales. Para tener mayor profundidad al respecto puede crearse un blog al interior del sitio que dé información de valor sobre aspectos ecológicos desde decisiones, proyectos, noticias y personajes. 

Es importante la coherencia en el discurso (forma) y las políticas de la empresa (fondo) para no generar una situación de crisis; un ejemplo sería el uso de papel o plástico innecesario para promocionar o comunicar algo: si en los medios estoy ofreciendo un mensaje ecológico no es bien vista esta práctica. Fue una situación que vivieron en su momento algunas revistas que trataban el tema en sus números,  pero venían envueltas en un plástico que los públicos cuestionaron. 

Los contenidos deben hacer una fusión coherente entre las tendencias del consumidor y las demandas a las que puede responder la marca de forma efectiva. Evaluar qué es necesario contar como parte del objetivo de valoración y percepción que se quiere lograr con las audiencias. 

Marcas que han tomado esta iniciativa 

Nike
Con la creación de Making App, una aplicación para que los nuevos diseñadores tengan en cuenta insumos ecológicos para sus creaciones donde primen los materiales reutilizables. Así logra conocer nuevas propuestas al tiempo que cautiva un público afín con estas prácticas. 

Toyota
Con la salida al mercado de su modelo híbrido en 1997, el Prius; seguido por el Corolla y  el Yaris. Es una de las marcas líderes con menos emisiones de dióxido de carbono. Acciones muy coherentes con sus tres principios de responsabilidad social corporativa: medio ambiente, seguridad vial y formación. 

Go to skin care
Marca de maquillaje que supo desde un comienzo leer a los millennials y su conciencia ambiental al evidenciar la no prueba en animales. Además usa un lenguaje fresco y muchas veces reflexivo en sus contenidos sobre usos adecuados y responsables.

Síganos 🙂
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *