El e-mail marketing, un clásico que debe integrar su estrategia

Recordación, esa es tal vez la principal función que tiene este método de antaño, que muchos ven como obsoleto o que puede molestar. Pero como toda práctica en comunicación, el secreto está en no abusar, respetar su naturaleza de consumo y tiempos más oportunos para hacerlo llegar a la bandeja de entrada de sus clientes.

Los días de la semana más convenientes para su envío suelen ser los martes y jueves, muchos lo asocian con que el martes ya se tiene la planeación de la semana, la agenda organizada y los tiempos de lectura del correo como parte de la rutina. El jueves, tiene esa sensación de “ya casi” en la cabeza de los ejecutivos, pero se sigue con la actitud de ejecución de labores, caso contrario a los viernes, que en la cultura latinoamericana es un día donde suelen planearse las tareas del lunes, por no decir que se dejan para la próxima semana.

La recordación muchas veces no significa que se abra el correo, es el hecho de que el nombre de su empresa esté en el listado de la bandeja de entrada con un asunto creativo que ofrezca un valor agregado, que invite, a por lo menos, leerlo más tarde.

El e-mail marketing es la oportunidad de vender la materia gris de su negocio a partir de información de valor que eduque a su audiencia sobre el sector, creándole necesidades a partir de tendencias del ámbito de su interés, prácticas comerciales, de comunicación y acciones de las áreas que competen a los receptores del mensaje. De ahí que la hipersegmentación también se sume a estas prácticas.

Las bases de datos efectivas suelen surgir de los contenidos del día a día de las marcas: pedir suscripción en mitad de un texto, por ejemplo, es una práctica que le permitirá identificar por temáticas a los usuarios, logrando así un diagnóstico de los intereses de su audiencia.

El asunto, esa es la cuestión

Los emojis que hacen parte del asunto del mensaje logran un mayor impacto en el listado de correos de la bandeja de entrada, y las líneas explicativas deben aludir a la acción que se quiere lograr con el mensaje: comprar, aprender, reconocer, identificar, aplicar, suscribirse…

El e-mail marketing debe contar con unos días y horarios en los que es recurrente que llegue el mensaje, para incluirlo en la rutina de los usuarios. Determinar día de la semana y horario en que debe enviarse es parte de la experiencia de consumo que se tiene.

La información debe contar con un valor agregado, que genere interés y le ofrezca conocimiento y datos interesantes a la audiencia. Así cuando vean una promoción o banner de descuentos o compra, se verá como complemento del mensaje mas no como la intención principal.

Además el correo sirve para generar tráfico a los espacios web, a partir de una curaduría interna que pueda seleccionar los mejores contenidos, por línea temática, de blogs, redes sociales  y páginas web de la marca; así se logra difundir los otros espacios donde se genera contenidos de valor.

Síganos 🙂
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *