La confianza vende

Las redes sociales se convierten en una forma no solo de hablarle a los públicos, sino también de crear lazos con ellos. Mantener contacto con los clientes y cultivar la relación de confianza a través del tiempo es crucial a la hora de generar ventas.

Por: María Gómez

Los negocios de antes podían tener usuarios fijos, pero era difícil construir una comunidad, una relación a largo plazo. Existían limitaciones que impedían el crecimiento de la empresa: ¿cómo saber si un cliente feliz recomendaría a otro?, ¿cómo avisarle a los clientes comunes de nuevos productos o promociones?, ¿cómo saber de qué les gustaba hablar y qué les interesaba?, o ¿qué los motiva a comprar?

Aunque existían maneras de invitar los clientes a volver, esa es precisamente una de las grandes fortalezas del mercadeo de contenidos en redes sociales. Las plataformas digitales permiten seguir interactuando con los públicos, sea para ofrecerles un producto derivado, para saber quiénes son, o simplemente para hacer que piensen en cierta marca antes que en otra.

Los seres humanos decidimos más guiados por la emoción que por la razón y ahí radica la importancia de crear lealtad. Al final, lo que influencia a la gente a tomar una decisión es la experiencia que tuvo, las sensaciones que le generó el momento. Se ha demostrado que el 80% de los compradores necesitan al menos 5 puntos de contacto antes de decidir; incluso así, el 44% de las empresas no hacen un segundo acercamiento después del anuncio publicitario.

Psicológicamente es más fácil aprobar algo que otros ya han aprobado (ahí se van explicando los miles de seguidores falsos) y por eso el impulso de revisar calificaciones y leer comentarios. Necesitamos una aprobación social. La retroalimentación, las opiniones de usuarios previos, los testimonios (preferiblemente con foto), los números y cifras, los premios y honores, las memorias de experiencia, son contenidos clave para animar la credibilidad en redes.

Además, la confianza exige diálogo. Los clientes deben ver en la cuenta de la marca un canal de apoyo y una conversación que les aporte algún tipo de valor. Solo quien se sienta importante para la empresa y considere interesante lo que esta dice, va a preferirla. Ahora, este diálogo está obligado a ser totalmente transparente: no hay el espacio para las falsas promesas ni los trucos – no puede existir siquiera la posibilidad de que el cliente no confíe.

Una buena estrategia busca que el mismo público sea quien quiera acercarse a la marca, y que se cree un vínculo duradero que solo pueda generar seguridad en el know-how de la empresa.

Las redes sociales no son necesariamente una herramienta de ventas, pero son una herramienta de confianza. Y, a largo plazo, la confianza vende.

 

Síganos 🙂
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *