El tal crecimiento orgánico no existe

Hace unos años la calidad de los contenidos, la conexión emocional que lograban con los usuarios podía competir con un presupuesto publicitario en Facebook. Aunque hoy esos elementos siguen siendo importantes dentro de las comunidades que construye cada marca en sus redes sociales, ya no suma como factor de crecimiento en estas plataformas.

Facebook cambió su algoritmo buscando el social business en lugar del social media, en pocas palabras, si no paga campaña en sus redes (recuerde que también es dueño de Instagram) usted no será visible a un público más amplio.

En el caso de Google aún apunta al fortalcimiento del SEM, aunque el SEO sigue sosteniéndose en una generación de contenidos de calidad y de volumen constante. No hay que olvidar que el otro negocio de Google consiste en arrojar resultados acertados a sus usuarios.

Para las marcas esto implica construir un presupuesto para optimizar desde las acciones y con objetivos muy definidos: la calidad debe continuar, la construcción de una comunidad desde el desarrollo de conceptos, valores y ADN corporativo no es reemplazado por dinero, pero sí es fortalecido por el uso de este, lo que  obliga a plantear una estrategia que se enfoque en públicos cada vez más individualizados (la tendencia de contenidos para el 2018) donde el usuario debe sentir que se le habla solo a él y no a una comunidad de millones, miles o cientos de seguidores; esto ratifica la necesidad de investigar sus gustos, analizar la tendencia (no solo saberla) y entrar a proponer contenidos efectivos.

Esta tendencia va en aumento gracias al consumo masivo de contenidos desde los smartphones, en ellos las personas crean la navegabilidad del dispositivo desde sus gustos y necesidades, al tiempo que se convierten en una extension de sus dinámicas cotidianas. La relación que se tiene con ellos es de total cercanía e inmersión durante sus pausas constantes durante el día, la selección de información a consumir y el no permitir que la aburrición llegue.

El cambio no debe sorprender, Facebook y Google son corporaciones poderosas, de alguna manera crearon la necesidad, dejaron ver los beneficios de tener usuarios fieles, pusieron a tono las comunidades durante un tiempo… ahora nos dicen, ¿viste lo bien que te puede ir?, llegó el momento de pagar.

Por: Paola Hincapié Ll.

Síganos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *