Qué hacer con las 24 horas de vigencia de un contenido

Todo comenzó con Snapchat y su documentación cómica y creativa del momento, sin embargo hubo una generación que no lograba conectarse con el fantasma amarillo, oportunidad que Instagram tomó para ir educándola de apoco y tiene hoy a los mayores de 30 años haciendo caras y jugando con emojis para transmitir su vida.

24 horas es el conteo regresivo con el que cuentan las marcas para documentar igualmente su vida desde los servicios, conceptos y productos que le rodean. Es un reto simular estéticas igual de cotidianas a las que registran los usuarios, solo que debe existir un guion que soporte una historia, palabra clave de todo este proceso, que debe hacerse ver lo más orgánico y natural posible.

¿Un guion?
Sí, es la estructura que le obligará a desarrollar bien la historia y no dejarla a la deriva de lo que logre captar o subir a partir de una curaduría de imágenes: el uso de los recursos gráficos con los que cuentan las herramientas hacen que lo divertido que acompañará la historia se una de forma ordenada, mas no rígida, al discurso de la marca, si existe un guion se convierten realmente en un complemento.

La curaduría en este nuevo sistema sí que es importante,  esa selección detallada de elementos alimentará al mosaico de emociones que  se irán enlazando tras cada capa de la historia consumida por los usuarios.
Si la emoción siempre se ha mencionado como protagonista de los contenidos en redes sociales, tras esta nueva dinámica sí que toman relevancia:  el tiempo corre, la historia le encanta y quiere que ese ritmo continúe, es como si volviera la emoción de no tener control sobre la programación de lo que quiero ver y espero el próximo capítulo, esta tendencia retoma el clásico “Continuará…” de las viejas series televisivas.

Esta nueva etapa hace recordar esa época donde las mamás dejaban de salir porque era el final de la telenovela a la que le venían siendo fieles por meses, no había opción de repetir…

Así que el tiempo corre y la estrategia  también: qué contar, cómo, con qué recursos, en qué horario y quiénes serán los protagonistas entró en la dinámica del marketing de contenidos, así que a contar historias que se vean espontáneas pero que           diviertan, tanto a usuarios como a productores,  esa es la gracia.

Texto escrito por Paola Hincapié

***

Si quiere que empecemos a contar sus historias, es solo que nos contacte 😉

Contáctenos

Síganos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *